Delitos sin castigar en Quintana Roo

Redacción

Cancún.- Después de dos meses del ataque en contra del bar Blue Parrot en Playa del Carmen y de las instalaciones de la Fiscalía de la Zona Norte en Cancún, no hay avances, ni detenidos en ambos casos que impactaron a los quintanarroenses y trascendieron a nivel nacional e internacional.

Los días 16 y 17 de enero de 2017 quedaron marcados en la historia de la delincuencia en el estado; el lunes 16 por la noche, cientos de jóvenes disfrutaban del festival de música electrónica BPM, que por 10 años se venía organizando en la zona de playas y discotecas de la 5ta. Avenida de Playa del Carmen, entre ellos el Blue Parrot.

Alrededor de las 2.30 am, un sujeto entró a la discoteca, disparó en contra de personal de seguridad del festival y se desató el caos; estos hechos dejaron  como saldo seis personas muertas y 15 heridas. Era cuestión de tiempo para que se desatara una tragedia así, pues en esa famosa 5ta. Avenida se regentean la droga y la prostitución; el bar cerró.

Un día después de este sangriento ataque armado al bar, la tarde del martes 17 se registró una balacera contra las instalaciones de la Fiscalía General del Estado, ubicada en Cancún.

Este ataque dejó un saldo de 4 personas muertas, entre ellas un policía ministerial identificado como Humberto Mora Ochoa, mientras que el resto eran presuntos delincuentes, y aunque ese día por la noche se informó que  se logró la detención de cinco personas, finalmente fueron puestas en libertad por no estar relacionadas con los hechos.

Según testimonios, al menos 10 sujetos armados llegaron alrededor de las 16:00 horas a las instalaciones de la Fiscalía, ubicada en las avenidas Xcaret y Kabah, a bordo de motocicletas y atacaron el inmueble.

La intención era destruir las instalaciones de la Vicefiscalía de Cancún, según dijo el Fiscal varios días después.

Por su parte, el gobernador Carlos Joaquín solicitó el apoyo de las fuerzas armadas, y aunque llegaron más de 350 elementos, la delincuencia sigue operando con consecuencias fatales, registrándose varias ejecuciones, sin que se haya detenido a un solo responsable.

Entre los asesinatos, sorprendió el de Hermelinda Cachón, una de las lideresas de la colonia “Luis Donaldo Colosio”, zona que se fundó en 1994, luego de una invasión.

Quien también fuera presidenta de la asociación “Jacinto Canek”, fue ejecutada a balazos la mañana del viernes 24 de febrero, alrededor de las 8 de la mañana, cuando salía de su domicilio en la Calle 66 entre 25 y 30 Avenidas.

De acuerdo con información oficial, dos personas a bordo de una motocicleta negra, escoltada por una camioneta, dispararon contra la lideresa, que militó por varios años en el Partido Revolucionario Institucional; pero que en la elección del 2016 apoyó abiertamente a los entonces candidatos a gobernador y presidenta municipal por el PAN y PRD, Carlos Joaquín González y Cristina Torres, respectivamente. El móvil del homicidio, fue aparentemente una disputa de terrenos.

La delincuencia en Quintana Roo ya pasó a otros niveles, y quien intente maquillar los hechos violentos, estará atentando contra la seguridad de los ciudadanos y turistas, lo mejor sería frenar la inseguridad con acciones más concretas que promover una “lluvia de estrellas”.

No obstante, para el secretario de Seguridad Pública en la entidad, Rodolfo del Ángel Campos, el  Semáforo delictivo se mantiene en color amarillo.

 

 

Leave a Comment