Urge reducir muertes por negligencia médica

Por Ernesto Quiroz

Playa del Carmen.- Parece que la salud es un tema que no está en la agenda local, puesto que siguen registrándose víctimas de negligencias médicas en hospitales públicos y privados de Quintana Roo; el último caso cimbró a la comunidad chetumaleña, ya que una menor de 9 años perdió la vida por peritonitis debido a que no fue atendida a tiempo en la clínica del IMSS.

La madre de la menor, Sahirely Cervera, denunció que su menor hija no fue atendida de manera oportuna por parte del personal médico del hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de Chetumal.

Dijo que su hija llegó al IMSS el lunes 27 de febrero, con una orden para ser trasladada a quirófano y ser operada del apéndice, sin embargo, los médicos no realizaron la intervención por falta de quirófano.

La madre, devastada por el dolor, indicó que la menor pasó un día y medio sin probar alimentos, a la espera de recibir la atención, pero lamentablemente fue el 28 de febrero cuando la niña comenzó a quejarse de un intenso dolor de apéndice y ese mismo día murió.

Los resultados que los médicos entregaron a la madre fue que la menor era alérgica a los medicamentos que le colocaron al momento de la anestesia para operarla, no obstante, la autopsia de ley indicó que no hubo presencia de fármacos y se confirmó que falleció por peritonitis, ya que su apéndice reventó y se infectó, la menor no perdió la vida en el quirófano, murió porque no la atendieron a tiempo.

Los padres de la menor, Sahirely Cervera y Alfredo Culebro, denunciaron el caso de negligencia médica ante la Fiscalía General del Estado (FGE) y se abrió la carpeta de investigación FGE/QR/CHE/DCVSP/02/20/2017 en la unidad de delitos contra la vida y la salud personal.

Flavio Carlos Rosado, delegado del IMSS, se limitó a informar que apoyaría a los padres para facilitar el proceso de investigación.

Y aunque la salud es un derecho universal, en los tres niveles de gobierno no existe un órgano que supervise y verifique que se cumplan los protocolos médicos, ni mucho menos que se realicen investigaciones cuando se presentan hechos tan lamentables como el deceso de la pequeña en Chetumal.

Para defensores de derechos humanos no hay datos reales de quejas por mal servicio en este sector, es decir, no hay manera de conocer el número de negligencias médicas que ocurren en hospitales, clínicas privadas y públicas.

Los pacientes están en total indefensión, agrega, pues no hay una instancia que atienda las quejas de los ciudadanos.

Desde hace más de una década, legisladores y defensores de derechos humanos buscan concretar la Comisión de Arbitraje Médico, para sancionar casos de negligencia, sin embargo, los colegios de médicos en Quintana Roo se han opuesto; mencionan que es más importante crear mayor infraestructura, dotar de más insumos a los hospitales.

Y es que los Colegios señalan que la comisión de arbitraje no debe tener atribuciones para sancionar, porque en caso de hacerlo punitivo, será un órgano que se encargará de sancionar cualquier circunstancia negativa contra un médico, así escape de su control.

De acuerdo con datos oficiales, en los últimos tres años se han registrado 118 denuncias ante el Ministerio Público por presuntas negligencias médicas que han costado desde amputaciones hasta decesos.

Es necesario para la defensa de la sociedad que el arbitraje médico exista, para reducir o en su caso, sancionar los casos de negligencia médica, por lo que autoridades, colegios, legisladores deben ponerse de acuerdo para poner un alto a estos abusos.

 

 

Leave a Comment