Arthur Schopenhauer (1788 – 1860)

Comparte en Redes Sociales:

Fue un filósofo alemán, ateo declarado y abanderado del pesimismo profundo. En 1809 comenzaría la carrera de medicina en la Universidad de Gotinga, pero conocer al profesor de filosofía Gottlob Schulze supuso un cambio radical en su visión de la vida y se volcó por entero al estudio de Platón, Kant, Spinoza o Aristóteles.

En su planteamiento filosófico, Schopenhauer sostenía que mediante la introspección era posible acceder al conocimiento esencial del yo, lo que denominó “voluntad” o “voluntad de vivir”. Así, la voluntad se podía manifestar en todos los estratos del mundo natural, desde una piedra hasta el propio hombre, simbolizando en esencia un impulso carente de motivos o fundamentos.

 

Su trabajo más famoso fue “Die Welt als Wille und Vorstellung” (El mundo como voluntad y representación) y representa una de las cumbres del idealismo occidental, y el pesimismo profundo que posteriormente podremos ver en autores como León TolstóiFriedrich Nietzsche, Sigmund Freud, Jorge Luis Borges o Pío Baroja. Murió de neumonía a los 72 años de edad.

Sus frases más célebres:

 

“La felicidad es solamente la ausencia del dolor”.

 

“La vida es sólo la muerte aplazada”.

 

“El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales”.

 

“Cada partida es una anticipación de la muerte y cada encuentro una anticipación de la resurrección”.

 

“A excepción del hombre, ningún ser se maravilla de su propia existencia”.

 

“De vez en cuando se aprende algo, pero se olvida el día entero”.

 

“El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros los que las jugamos”.

 

“Hay seres de los que no se concibe cómo llegan a caminar sobre dos piernas, aunque eso no signifique mucho”.

 

“La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes”.

 

“Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de la oscuridad para brillar”.

 

“No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige”.

 

“Pocas veces pensamos en lo que tenemos; pero siempre en lo que nos falta”.

 

“Se dice que la maldad se expía en aquel mundo; pero la estupidez se expía en éste”.

  

“Los hombres vulgares sólo piensan en cómo pasar el tiempo. Un hombre inteligente procura aprovecharlo”.

 

“Toda vida es sufrimiento”.

Comparte en Redes Sociales:

Leave a Comment